Cómo sobrevivir al 347 en Enero

Seguramente se plantee una escena caótica con el adelanto de la presentación del Modelo 347 al mes de Enero, ya que tendremos que confeccionarlo a la par de los modelos anuales y trimestrales.

¿Qué podremos hacer para enfrentar este nuevo reto con éxito?

Ante todo, tenemos que reconocer que no será fácil, pero aun así podremos agilizar mucho los procesos si somos previsores y contamos con las herramientas adecuadas. Así que daremos algunas sugerencias que nos podrán ayudar a ahorrar trabajo y preocupaciones.

  • Cumplimentemos desde ya los datos que podamos. Es muy común que en tiempos de confección del 347 tengamos que contactar con múltiples empresas para solicitarles sus datos, como lo son códigos postales, CIF, referencias catastrales (En el caso de las operaciones por arrendamientos), direcciones de correo electrónico, etc. Si somos previsores, podemos contactar ya con las empresas y no esperar a que estemos en pleno fuego cruzado para empezar a hacerlo.
  • Intentemos tener la contabilidad al día. Como todos sabemos, esto influirá no solo en que podamos confeccionar correctamente el 347, sino también otros modelos impositivos como el 303 o el 420 además de los anuales como el 390 o el 425. Si podemos acostumbrar a las diferentes empresas nos envíen la documentación a tiempo nos ahorraremos muchísimo estrés.
  • Automaticemos todo lo posible. Si se nos acumula el trabajo contable, se nos multiplicarán las prisas de última hora y las posibilidades de error, esto nos lleva a la conclusión de que tenemos que contar con herramientas que nos faciliten ese trabajo.
  • Evitemos en la medida de lo posible las llamadas telefónicas para confirmar datos con las diferentes empresas sujetas al 347. Esta es una de las prácticas que más tiempo nos roba al confeccionar este modelo, podríamos implementar una solución alternativa y más eficiente enviando el extracto detallado por email a cada empresa.

Como conclusión podemos decir que si somos previsores y utilizamos las herramientas adecuadas podremos afrontar este nuevo reto fiscal con éxito, pero aún mejor, podremos aprovechar esta oportunidad para poner en práctica nuevos métodos de trabajo y herramientas que aumenten nuestra eficiencia de manera permanente porque detrás de cada reto tenemos la oportunidad de mejorar.

Deja un comentario