Cómo trabajar desde casa

Ser tu propio jefe, tener tu propio horario, conciliar vida laboral y familiar y además…en pijama y pantuflas.

Este sueño tiene nombre: Teletrabajo, trabajar desde casa, pero ¿es tan idílico como podemos pensar?

Veamos algunas ventajas y desventajas, pero incluso lo negativo si lo sabemos gestionar puede convertirse en positivo

Positivo

Flexibilidad

Se facilita la conciliación de la vida familiar y laboral. También la posibilidad de vestir de forma más cómoda, sin caer en la informalidad, pero sin la necesidad de estar de punta en blanco o de uniforme como en algunos trabajos.

El ahorro de tiempo para ir al trabajo, evitamos los atascos diarios, y el gasto de gasolina disminuye, algo que nuestra economía lo agradecerá.

Más productivos

Presentismo, seguramente habrás escuchado esa palabra, y brevemente significa “estar en el puesto de trabajo sin trabajar”, un problema para muchas empresas que abordaremos en un futuro. Al trabajar desde casa y en la mayoría de los casos trabajar por cuenta propia, la situación nos anima a ser más productivos, aprovechar mejor el tiempo.

No tan positivo…

No desconectas

Básicamente el teletrabajo es “vives en tu oficina”, algo que no ocurre normalmente cuando trabajamos por cuenta ajena, una vez terminada la jornada laboral, desconectamos.

No hay una única solución, pero si podemos afirmar que al igual que una oficina o cualquier puesto de trabajo tiene horarios, deberíamos hacer lo mismo si trabajamos en casa, fuera del horario que establecimos, no atender asuntos laborales, difícil tentación porque tenemos la oficina a mano, pero el esfuerzo vale la pena.

Trato social

El café con los compañeros, las risas, la complicidad cuando pasas tiempo con tus colegas, es algo que no tiene precio, se echa en falta cuando se trabaja desde casa.

Una vez más no hay una única solución, cada caso es un mundo, y es difícil abordarlos a todos, pero en lo posible si podemos alternar el trabajo en casa con el trato a los clientes o si trabajamos para una empresa de forma remota, si es posible, ir cada tanto a la empresa, como dijimos cada caso es un mundo, pero si le echamos imaginación al asunto podemos mitigar la falta de trato social.

Cuidado personal

Aunque el trabajar en pantuflas y bata suena emocionante, en algunos casos lleva a que nos descuidemos, incluso adquiramos un aspecto ermitaño.

El trabajar desde casa es como otro trabajo, si trabajamos en una oficina y usamos ropa presentable, hagamos lo mismo: vistámonos igual que si saliéramos de casa.

En un futuro artículo abordaremos algunas ideas de trabajo desde casa.

¿Recomiendas trabajar desde casa? Nos gustaría conocer tu opinión

Deja un comentario